Los sinuosos pasos de un bailarín

Por Aura Fuentes

[La danza también se halla en un hilo por los eventos económicos. El bailarín cubano Jorge Vega, radicado en México, nos habla de su experiencia cultural.]

México, 30 Jul (Notimex).- Jorge Vega, eterno primer bailarín del Ballet Nacional de Cuba, tiene a México presente desde su niñez cuando su abuelo gustaba de tocar con mariachi, muchos años antes de que la Compañía Nacional de Danza (CND) lo invitara a bailar. Y no sólo es naturalizado mexicano, su hija nació aquí hace 14 años.

 

?Hablar me cuesta más que bailar ?confiesa Jorge Vega un poco agitado tras interpretar para las cámaras de Notimex un pas de deux del ballet clásico El Cascanueces junto a la primera bailarina Valentina, en uno de los estudios en donde actualmente da clases.

 

?Yo, verdaderamente, no decidí bailar. Mi mamá es pianista y mi papá es militar, por lo cual yo iba a hacer una carrera militar; pero primero ingresé a la escuela de Ballet en Cuba, donde nos enseñan no solo a bailar sino toda una serie de cosas que casi es una carrera militar porque son muy estrictos?relata.

 

Debido a que ello sentaría sus bases de disciplina, su padre no se opuso a que ingresara a la escuela de baile mientras alcanzaba la mayoría de edad para iniciar con su carrera militar, pero al cumplir los 18 años, para su buena suerte su papá se volvió un entusiasta de su trabajo como bailarín, animándolo a que sus pasos continuaran ahora en un escenario.

 

?Vine a México por una invitación del Instituto de Bellas Artes en el año 2000. La Compañía Nacional de Danza me estuvo invitando muchos años, pero siendo yo primer bailarín del Ballet de Cuba no podía venir hasta que se abrió una oportunidad. Y aquí estoy, lo único que tuve que hacer fue bailar.

 

Aunque a sus 58 años de edad Jorge Vega ha recorrido el mundo entero y ha bailado como primera figura en diferentes compañías internacionales, decidió que fuera en tierra mexicana donde naciera su hija.

 

?Lo tenía en las raíces, no sé por qué: mi abuelo, como ya dije, cantaba con mariachi en Cuba, agarraba un barco de Pinar del Río a Yucatán y venía con un grupo de mariachis; pero era médico. Veo las fotos de él tocando guitarra y vestido de charro, y me pregunto de dónde salió. Es algo que tengo muy cerca de mí, por eso vivo aquí…

 

Una maestra de la vida

Jorge Vega (La Habana, 1961) fue el último partenaire de la legendaria bailarina cubana Alicia Alonso, actualmente con 98 años de edad y quien en 1948 fundara en La Habana el Ballet Alicia Alonso, hoy Ballet Nacional de Cuba, por lo que para Jorge Vega no solo representa al ballet de su país sino al ballet mundial.

?Bailar con Alicia fue lo mejor y lo más grande que me pudo haber pasado porque no sólo aprendí del ballet, sino aprendí de la vida ?expresa sobre su maestra, a cuyo ballet llegó siendo un adolescente de 17 años, aunque en esos momentos Alicia Alonso, mucho mayor, tenía como partenaire a Jorge Esquivel.

 

Al principio no bailó directo con ella, pero debido a que siempre contaba con dos o tres bailarines que estaban alrededor suyo, tuvo la suerte de que un día lo eligiera hasta que quienes danzaban con Alicia dejaron de hacerlo y fue precisamente Jorge Vega quien la acompañara:

 

?Alicia tuvo muchas dificultades físicas para poder bailar, pero logró salir adelante. Los bailarines cubanos hemos aprendido de ella ese tesón, esa fuerza, ese deseo que no se acaba nunca. El conocimiento que tiene no sólo es como bailarina por su experiencia, sino como profesora de danza y de la vida…

 

Jorge Vega revela que actualmente sigue en contacto con ella. Cuando hablan le pregunta cuándo regresará a Cuba.

 

?Me lo dice todo el tiempo?asegura.

 

Pero como sigue siendo el primer bailarín del Ballet Nacional de Cuba, cuando ella le llama él viaja para bailar en La Habana. Y se regresa pronto a México, en donde lleva viviendo 19 años.

 

Si bien no es una categoría dada en el Ballet de Cuba, Jorge Vega es reconocido como “el eterno primer bailarín” de esa compañía, como lo nombró el público, fundamental para él; ahora, cada que vuelve a Cuba, no debe comprar un boleto para entrar al teatro a ver el ballet ya que la gente le abre con gusto las puertas.

 

Actualmente es profesor de danza en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (Tec de Monterrey) campo Ciudad de México y en el Taller Coreográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México, además del estudio The Basement, donde se encarga de la parte artística de danza creando los proyectos para presentarse en festivales donde participan sus alumnos:

 

?Aquí gusta mucho la danza, lo que pasa es que no tienen el apoyo que deberían los bailarines de tener; se apoya más el futbol, por ejemplo. Por eso para ejercer la danza un bailarín tiene que estudiar otra carrera y bailar en sus tiempos libres, porque no va a vivir de ella, muy diferente a lo que sucede en Cuba, donde se vive de y para la danza.

 

Notimex pudo constatar una de sus clases en donde estaba desde la recién incorporada Valeria Cerón, de 14 años, hasta sus alumnas que llevan tres y cuatro años a su lado: Ximena Munguía, de 16 años, y Adriana Uribe, de 23 años, respectivamente; ambas realizan con entusiasmo los ejercicios asignados por su maestro.

 

El primer bailarín admite que le gusta mucho estar como docente, porque así puede bailar también a través de sus alumnos.

 

Campeche de gala

Jorge Vega es fundador de MexHabana Danza, la cual se ha presentado en diferentes festivales, y dirige una gala internacional desde hace nueve años en el estado de Campeche, donde se le dio oportunidad para llevar a primeras figuras de todas partes del mundo:

 

?Es mucho trabajo ?dice?, porque tienes que llamar a los bailarines, conversar con ellos, ver si su agenda no está ocupada para venir esos tres o cuatro días, que preparen las obras, organizarlas para que no se repitan y haya armonía entre todo lo planeado…

Aunque antes la gala se hacía en verano, el 31 de agosto, por problemas económicos se pasó para diciembre y ahora se incluye en el Festival del Centro Histórico de Campeche, que cuenta con un poco más de apoyo financiero:

?Las autoridades locales son las que me han apoyado. Este año hay muchos cambios económicos en el gobierno. Todo se está acomodando, así que estamos a la espera de que haya en el Festival del Centro Histórico un apartado para la danza ?revela ante la incertidumbre cultural.

Jorge Vega considera que estos eventos son importantes porque son culturales, no comerciales:

?Hasta ahora ha tenido muchísimo éxito. En el teatro caben 700 personas, pero llegan mil 700. Se vuelve un fenómeno cultural ?subraya, pues aunque la función es a las 20:00 horas, desde las cinco de la tarde la fila le da la vuelta al recinto donde se presentan.

Menciona el bailarín que también sirve dicha gala como experiencia importante para los participantes, primeras figuras de compañías como las de El Salvador, Nicaragua, Puerto Rico, de la misma Cuba, de Argentina e incluso de Italia, quienes no se conocen hasta estar en el escenario.

*Se trata de 199 rollos filmados entre 1927 y 1934

Por Jorge Rivas Navarro

México, 30 Jul (Notimex).- La Cineteca Nacional, en alianza con el Archivo Fotográfico Manuel Ramos, restauró 199 rollos de películas inéditas de los años 20 y 30 del fotógrafo potosino, que fueron presentados tras su digitalización.

En entrevista con Notimex, Gabriela González Reyes, una de las restauradoras de estos registros fílmicos, comentó que Manuel Ramos (1874-1945) incursionó también en la grabación fílmica a través de una cámara Pathé Baby.

Indicó que Ramos conservó 199 archivos fílmicos de 1927 a 1934 que todavía no se habían limpiado ni digitalizado, y ello se logró por medio de un programa de Ibermemoria y la Cineteca Nacional, la cual cuenta con el equipo empleado para tal fin.

Las imágenes que se proyectaron el lunes por primera vez al público son de la Ciudad de México, como la zona de la Villa de Guadalupe que en ese entonces aún no se unían, y del Estado de México, detalles de misas y situaciones de la vida cotidiana de la capital del país.

González Reyes explicó que el principal reto que enfrentaron fue el hecho de que los rollos llevaban casi 100 años guardados, y trabajarlos fue complicado, debido a que se rompían en las pegaduras de calor.

Elia del Carmen Martínez, quien tiene la custodia del archivo de Manuel Ramos desde 1995, refirió que “nosotros de manera independiente venimos trabajando en tareas de rescate y difusión, consiguiendo fondos públicos, privados, becas, apoyos independientes, colaboraciones de amigos, en fin, una suma de voluntades para rescatar los materiales”.

Expuso que el trabajo fotográfico de Manuel Ramos, nacido en 1874 en San Luis Potosí y fallecido en la Ciudad de México en 1945, lo llevó a cabo en la capital del país durante las primeras cuatro décadas del siglo XX, y su trabajo como inspector de monumentos coloniales le permitió capturar el primer cuadro de la ciudad, calle por calle y casa por casa.

De ahí que “nosotros lo que hemos venido rescatando es parte de este material que él guardó, y dentro del mismo se encontraron estos rollos de película, porque él incursiona cuando empieza la imagen en movimiento”, señaló Martínez.

La proyección de algunos de los 199 rollos de 9.5 milímetros que se exhibieron ayer en la Cineteca Nacional se llevó a cabo en el marco de las sesiones del Seminario Experiencias de Archivo, un espacio para compartir conocimientos en torno al rescate, preservación, investigación y acceso de colecciones audiovisuales.

 

Fuente:http://www.notimex.gob.mx/ntxnotaLibre/725934/restauran-pel%C3%ADculas-in%C3%A9ditas-de-manuel-ramos

Por Alejandro Espinoza Sánchez

México, 26 Jul (Notimex).- El ecosistema que conforma los manglares es uno de los más amenazados del planeta, ya que está siendo destruido entre tres y cinco veces más rápido que los bosques, dijo Gabriel Grimsditch, de la división de ecosistemas marinos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

 

“Más de un cuarto de la cobertura manglar originaria ha desaparecido; el factor detonante de esta situación son los cambios en los usos del suelo debido a la acuicultura y agricultura, al desarrollo costero, a la contaminación y a la sobreexplotación de los recursos extraídos de los manglares”, explicó a Notimex.

 

"Debido a que las poblaciones de estos bosques tan singulares están menguando y se están fragmentando, importantes productos y servicios procedentes de los ecosistemas se verán reducidos o incluso perdidos por completo”, refirió.

 

Al conmemorarse este viernes el Día Internacional de la Protección del Ecosistema del Manglar, Grimsditch puntualizó que las consecuencias de su degradación se tornarán particularmente severas para el bienestar de las comunidades costeras, especialmente donde el principal sustento diario de la población radica en estos bienes y servicios derivados.

 

Desde 2015, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) conmemora cada 26 de julio el Día Internacional de la Protección del Ecosistema del Manglar, ya que son una barrera protectora en las costas y su conservación es vital para mitigar problemas como el cambio climático.

 

¿Qué es un manglar?

 

Los manglares son un tipo de bosque tropical único en su género debido a que se sitúan en el área de transición entre el continente y el mar, conociéndose ésta como zona intermareal y caracterizándose por un gran dinamismo.

 

"Los manglares ocupan zonas estuarinas y costeras de latitudes tropicales y subtropicales; están bien adaptados a las aguas saladas, siendo capaces de prosperar en condiciones a las que sólo unas pocas especies han podido adaptarse”.

 

“Componen un ecosistema de gran riqueza biológica y altamente productivo que alberga y procura alimento a un número elevado de especies, muchas de las cuales se encuentran amenazadas”, dijo Grimsditch.

 

Asimismo, apuntó, representan menos del 1.0 por ciento del total de bosques tropicales del mundo. "Estos son ecosistemas muy valiosos, los cuales proporcionan un conjunto de bienes y servicios esenciales que contribuyen de manera muy significativa al sustento, bienestar y seguridad de las comunidades costeras”.

 

Puntualizó que más allá de los beneficios directos, “los manglares también juegan un importante papel en la regulación del clima global. Son capaces de almacenar unas mil toneladas de carbono por hectárea entre su biomasa y el subsuelo, lo que les convierte en uno de los ecosistemas más ricos en carbono del planeta”.

 

Situación en México

 

El experto de la ONU para el Medio Ambiente destacó que en el caso de México existe la gran barrera de coral mesoamericano, que creada en 2004 trabaja conjuntamente con el Fondo para el Sistema Arrecifal Mesoamericano (MAR, por sus siglas en inglés) y The Nature Conservancy para proteger los arrecifes de coral; el proyecto incluye además a Guatemala, Belice y Honduras.

 

De acuerdo con información del sitio web SAM (Sistema Arrefical Mesoamericano), esa región abarca el arrecife de coral más grande del Atlántico y forma parte de la red interconectada de hábitats costeros y corrientes que se extienden a lo largo de la cuenca del Caribe.

 

Su línea costera se extiende por mil kilómetros desde la punta de la Península de Yucatán, en México, hasta las Islas de la Bahía en Honduras, pasando por Belice y Guatemala. En esa zona habitan más de 500 especies de peces, manatíes y tortugas marinas, así como valiosas concentraciones de manglares, pastos marinos y corales.

 

“El complejo sistema de los manglares puede ayudar a reducir la energía de las mareas, limitando la erosión y protegiendo a las comunidades costeras de la fuerza destructiva de las tormentas tropicales”, destacó el experto.

 

Grimsditch afirmó que “los ecosistemas formados por los manglares son a menudo una fuente esencial de alimento, tanto para el propio consumo como para el comercio local o nacional de alimentos provenientes del mar, y además suministran otros materiales tales como leña y madera, los cuales suponen el sustento de miles de comunidades costeras”.

 

Puntualizó que el futuro de los manglares no tiene porqué ser tan sombrío. “El aumento progresivo del reconocimiento de la importancia de los ecosistemas manglares, tanto para la biodiversidad como para el bienestar del género humano, está encaminando los esfuerzos mundiales hacia la conservación, mayor gestión y restauración de dichos ecosistemas”.

 

“Muchos de estos esfuerzos ya pueden ser considerados un éxito a escala local, y a menudo están respaldados por políticas estatales que anteponen los efectos significativos que los manglares pueden tener a largo plazo por encima de los beneficios económicos a corto plazo”.

 

“Los manglares necesitan ser reconocidos como la valiosa fuente socioeconómica y ecológica que son y ser consecuentemente conservados y gestionados de manera sostenible. Esto favorecerá que los gobiernos se comprometan a tomar decisiones políticas y a reforzar las medidas protectoras”, reiteró el representante de la ONU.

-Fin de nota-

NTX/AES/DAS/

Por Angélica Guerrero

México, 20 Jul (Notimex).- La noche de viernes llega y con ella el gusto de disfrutar un par de cervezas y una buena cena, pero ¿qué tal si en lugar de una entrada como papas, nachos o dedos de queso se ofreciera una orden de chinicuiles, escamoles u hormigas chicatanas?.

Tanto las frituras como los insectos crujen durante los mordiscos, pero la diferencia, en principio, es que las primeras no aportan valores nutricionales, mientras que los insectos brindan hasta 70 por ciento de proteínas.

Sin embargo, en muchos lugares las primeras botanas no tienen costo, mientras que una orden de chinicuiles llega a valer más de 300 pesos.

De acuerdo con la publicación del ejemplar “¿Los insectos se comen?”, de la investigadora del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Julieta Ramos-Elorduy B., los insectos son una fuente importante de proteínas, ya que el 60 y 70 por ciento de su masa corporal está constituida por éstas.

El libro que pertenece a la colección de Ciencia de Boleto de la UNAM y el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, explica que los insectos han habitado en la Tierra desde hace más de 300 millones de años, mientras que los humanos hace un millón.

Además, se han adaptado a los diferentes hábitats de la Tierra y ahora ocupan cuatro quintas partes del reino animal por lo que han sido consumidos en todo el mundo, especialmente por grupos étnicos.

Ramos-Elorduy propone que los insectos se vuelvan a convertir en uno de los principales alimentos de los mexicanos, a fin de enriquecer la dieta, principalmente de las personas que viven en condiciones de miseria tanto en ciudades como en áreas rurales.

Sin embargo, en un restaurante cerca de la parroquia de Coyoacán, la orden de chapulines tiene un precio de 89 pesos; la de hormigas chicatanas 98; cocopaches (cinches de planta) a 165; escamoles (larvas de hormiga) 184; y la orden de chinicuiles (gusano rojo) 363 pesos.

De acuerdo con Eduardo de la Vega, socio de la Casa de los Tacos en Coyoacán, es más caro un kilogramo de insectos que un kilo de pollo, res o cerdo, pues aunque la carne se puede conseguir en cualquier establecimiento de la Ciudad de México, los insectos que se consumen en ese lugar son traídos de Hidalgo y Tlaxcala, principalmente.

“La recolección no es fácil, para conseguir los escamoles, por ejemplo, se requiere de enterrar las pajas y ya que las hormigas pusieron las larvas es cuando se van a recoger; el gusano rojo está en las raíces del maguey y el gusano blanco en la penca, además son de temporada”.

Aun así, por su alto valor proteico, Eduardo de la Vega, considera que los insectos serán la comida del futuro.

En la calle de Regina, en el centro de la Ciudad de México, se encuentra el chef Fortino Rojas, quien durante décadas ha trabajado en “Don Chon”, un restaurante caracterizado por ofrecer comida prehispánica desde el año 1924.

Tras hacer una pausa en la preparación de alimentos, narra que el platillo más viejo y tradicional es el ahuautle, y aunque muchos dicen que se trata de huevos de mosco de agua dulce, Fortino asegura que son huevos de la chinche de zanja.

“La hacemos con su epazote y huevo para amarrar la tortita, luego lo servimos con salsa verde y nopales”, comenta.

Entusiasmado, cuenta que también se ofrecen los acociles, un platillo milenario de los aztecas que en el lugar se sirven frescos, “con su guacamole, ensalada, chiles verdes picados, cilantro y cebolla”.

Aunque el lugar se encuentre en el centro de la capital, los precios también son altos, ya que las órdenes de gusanos rojos y blancos de maguey oscilan entre los 200 y 300 pesos.

“Desde mi punto de vista los insectos no pueden ser la comida del futuro, porque si usted viene con su familia de tres o cuatro integrantes, imagínese cuánto le va a salir llenarse con puro gusano. Son caros, por eso casi siempre son presentados como aperitivos”.

El principal centro de abastecimiento de este tipo de productos se encuentra en el mercado de San Juan en la calle de Ernesto Pugibet, donde desde hace 40 años trabaja Adrián Álvarez Gutiérrez, quien vende insectos de Veracruz, Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

En su local -donde ofrece muestras de algunas especies bañadas en jugo de naranja y chile piquín-, comercializa el vinagrillo (arácnido), alacrán, acocil (langosta pequeña), ciempiés, chapulín, jumil (chinche de monte), hormiga chicatana, cucaracha (de magadagascar), escamol (larva de hormiga) y gusano de maguey.

“La recolección es un trabajo artesanal y los precios varían según la temporada porque con el cambio climático las estaciones del año ya no son tan exactas. Muchas veces la tendencia de los precios es al alza porque la población de insectos llega a ser baja, a veces se recolecta muy poco”.

Mientras muestra cada uno de los insectos, explica que “el ahuautle, o sea el huevo del mosco, es carísimo porque es un huevecillo muy pequeño que se utiliza para hacer tortitas, pero es diminuto; yo que soy de los que da más barato lo vendo a 80 pesos cada 50 gramos”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que la entomofagia -consumo de insectos por los seres humanos- podría ser una alternativa saludable y menos agresiva con el medio ambiente, ya que para mantenerlos se utiliza menos tierra y agua que el ganado tradicional, además de ser más resistentes ante cambios agresivos del clima.

Sin embargo, para lograr abaratar sus costos se tendría que fortalecer el abanico de oferta y demanda, lo cual requeriría un cambio de costumbres alimenticias de la población.

 

NTX/AGL/

*La propuesta dancística busca reflejar las emociones y sensaciones que vive toda fémina

Por Jorge Rivas Navarro

México, 26 Jul (Notimex).- Ambedo, cuánto absorbes del mundo es una invitación a adentraste al mundo de la mujer a través del vestuario, imágenes y colores, todo en torno a un ambiente plástico y musical que gira alrededor de la danza, la melancolía y la nostalgia.

 

En entrevista con Notimex, la directora de esta propuesta dancística y de diseño escénico, Carolina Jiménez, señaló que dentro del universo femenino, la toma de decisiones sigue siendo un asunto crucial en la vida de todas las mujeres.

 

Por ello esta propuesta escénica, en la que participan cinco bailarinas, busca reflejar todas esas emociones y sensaciones que se detonan como una forma de reconocer el valor que posee este sector de la sociedad.

 

Explicó que el montaje surgió de la reflexión y el reconocimiento de las sensaciones que una mujer tiene cuando analiza su contexto, su vida y su estado actual.

 

La directora escénica agregó que el mensaje de esta obra es que las mujeres tienen distintas formas de reaccionar a la vida, y muchos son los temas abordados, entre ellos la identidad, la nostalgia, la soledad y la psique.

 

“A través del juego escénico -resultado del juego con el objeto y de la composición coreográfica- se velan y revelan los fragmentos de una mujer; su psique es expuesta por metáforas corporales y la proyección de seres de su propia reflexión en los momentos de quiebre de su vida”, refirió.

 

Comentó que el único objetivo que busca con su propuesta es que el espectador reflexione sobre las decisiones que toman los seres humanos, en especial las mujeres, y cómo se lidia con ellas de manera personal.

 

Carolina Jiménez se mostró satisfecha con su creación, ya que pudo integrar diferentes disciplinas artísticas, y es resultado de la beca que recibe del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca).

 

Ambedo, cuánto absorbes del mundo es el título del montaje dancístico que ofrece funciones del 25 al 28 de julio en el Teatro de la Danza "Guillermina Bravo".

-Fin de nota-

NTX/JRN/AGO

Copyright© 2019 Sizart Todos los derechos reservados.